La búsqueda minuciosa del azúcar añadido

El azúcar añadido se entiende como los azucares y los jarabes que se añaden a los alimentos y bebidas al procesarlos y prepararlos.

Esto no incluye el azúcar natural que está presente en la leche y en la fruta. Además de ayudar a controlar las calorías, los patrones de alimentación con menos azúcar añadido están asociados con un riesgo reducido de enfermedad al corazón, obesidad, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer en adultos. También parece existir una relación entre el azúcar añadido y las caries en niños y adultos.

Reducir el consumo de azúcar añadido comienza en el supermercado. Usted puede limitar el azúcar añadido por:

  • Leer etiquetas para escoger alimentos envasados que tengan menos o no contengan azúcar añadido. Consulte el artículo sobre “Cómo Identificar el Azúcar Añadido” en la página 2 donde encontrará una lista de nombres que se usan para el azúcar añadido.
  • Beber agua, té o café sin endulzar u otras bebidas sin calorías.
  • Escoger bebidas, como leche con poca grasa o descremada y jugo de fruta 100% puro, para cumplir con las recomendaciones para los grupos alimenticios.
  • Escoger fruta para un postre o refrigerio que contiene azucares naturales.
  • Limitar su consumo de los dulces y otras golosinas especiales y consumirlos en porciones más pequeñas.

Usted también puede bajar las cantidades de azúcar cuando cocina y hornea en su casa.  Puede bajar la cantidad de azúcar en las recetas entre 30 y 50 por ciento. Cuando baje las cantidades de azúcar, añadir especias como canela, clavo de olor, pimienta de Jamaica y nuez moscada, o condimentos como vainilla o extracto de almendra ayudan a realzar el dulzor de los alimentos.

Fuentes: ChooseMyPlate.gov, Centers for Disease Control (Centros para el Control de Enfermedades)