¡Infórmese de las nuevas recomendaciones sobre grasas y aceites!

Fuente: Center for Disease Control and Prevention

Los aceites, como aceite de canola, de oliva y de maíz, contribuyen ácidos grasos esenciales y vitamina E a nuestra dieta. Son nutrientes que necesitamos para mantener la buena salud.

Las nueces, las semillas y el pescado (como por ejemplo, el salmón) son excelentes fuentes de aceites saludables. Las grasas sólidas contienen una alta proporción de ácidos grasos saturados que están asociados con un riesgo más alto de enfermedad cardíaca. ¡Una regla general fácil es usar grasas que son líquidas a la temperatura ambiente!

Los expertos en nutrición recomiendan reemplazar las grasas sólidas con aceites en vez de añadir aceite a nuestra dieta.

Pruebe estos consejos para consumir más aceite y menos grasa sólida:

  • Use aceite en lugar de grasas sólidas como mantequilla, manteca vegetal o manteca cuando cocine.
  • Escoja aderezo de ensaladas a base de aceite, mayonesa y margarina suave (en pote o botella exprimible) en vez de grasas sólidas (como mantequilla).

Fuente: U.S. Department of Health and Human Services (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos) y U.S. Department of Agriculture (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos). 2015 – 2020 Dietary Guidelines for Americans (Recomendaciones Dietéticas para Estadounidenses). Octava Edición. Diciembre 2015